Caos y destrucción… Pérdidas millonarias dejan los actos vandálicos de seguidores de la Alianza de Oposición

Tegucigalpa, 14 de enero. Pérdidas millonarias y graves daños a negocios y empresas privadas ubicadas en los alrededores de la antigua sede de Casa Presidencial, a inmediaciones del bulevar Juan Pablo II, en Tegucigalpa, fue el resultado de la violenta manifestación realizada el viernes por los seguidores de la Alianza de Oposición.

Los manifestantes dirigidos por el expresidente, Manuel Zelaya Rosales y el excandidato presidencial, Salvador Nasralla, destruyeron instalaciones privadas e incluso ingresaron al lugar donde se construye el Centro Cívico Gubernamental, donde incendiaron las casetas de vigilancia y equipo que es usado por los trabajadores, como chalecos y cascos de protección.

Al respecto, dirigentes de la empresa privada y dueños de los locales destruidos manifestaron que la cadena de atentados contra los negocios son planificados por parte de la estructura de esta alianza política, principalmente activistas del partido Libertad y Refundación (Libre).

Los dueños de los negocios afectados incluso han pedido a los periodistas que han llegado a ese lugar que no les tomen fotos a ellos y a sus empleados, debido a que temen a ser atacados por las turbas violentas de la Alianza de Oposición.

Señalaron que estos activistas son los encargados de iniciar los actos vandálicos, que tienen como finalidad crear caos y destrucción en todos los negocios que encuentran al paso de sus marchas.

Además, destacaron que “todos los negocios los tenemos protegidos con láminas de zinc o con tablas de madera, como si viniera un tornado o un huracán, y esto nos afecta mucho”, porque los clientes creen que están cerrados.

Mal mensaje al exterior

Roberto Ordóñez, dirigente del Partido Nacional, recordó que entre las acciones que han realizado los vándalos se encuentra la quema de la bandera de Estados Unidos y expresiones inapropiadas contra los representantes de ese país.

Mencionó que entre los últimos actos de violencia cometidos por los manifestantes está la destrucción de las instalaciones del hotel Marriot, la cual es una empresa estadounidense. Dicha acción definitivamente es un mal mensaje hacia el exterior, pero particularmente hacia Estados Unidos.

“Ha sido una actitud irresponsable de los líderes de la oposición seguir conduciendo estas manifestaciones, que si son manifestaciones pacíficas tienen todo el derecho de hacerlas, porque todo hondureño que quiera hacerla tiene derecho, pero respetando el derechos de los demás y eso no ocurrió el viernes pasado”, manifestó.

Vienen órdenes de captura

José Meza Castillo, portavoz de las Fuerzas Armadas, afirmó que “en las próximas horas se van a llevar a cabo órdenes de captura en contra de los responsables de estos actos vandálicos porque las autoridades, las fuerzas del orden, no vamos a tolerar actos vandálicos que violenten la propiedad pública como privada".

Por su parte, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) continúa con la recolección de fotos y videos de las personas que participaron en los actos vandálicos, ya que los responsables de la destrucción de la parte frontal y del lobby del hotel Marriot, así como de las que ingresaron ilegalmente a donde se construye el Centro Cívico Gubernamental están en fotos y videos.

Voceros de la DPI afirmaron que en las próximas horas se procederá a detener a estas personas que formaron parte de la manifestación violenta de la Alianza de Oposición el pasado viernes en Tegucigalpa.

Nasralla debe parar amenazas

Por su parte, el sociólogo Pablo Carias expresó que “los resultados que se derivan de estas acciones las paga todo el pueblo hondureño; lo que podemos esperar a un futuro es que se van a cerrar fuentes de empleo en el país”.

Advirtió que quienes invierten en el país “no querrán hacerlo en una sociedad donde se estimula el odio, la confrontación y no se buscan la maneras civilizadas de resolver los problemas, los graves problemas por los que atraviesa el país”.

Pidió que las amenazas vertidas por el presidenciable Nasralla, de que esto era apenas un ensayo, se detenga; "ojalá entre en reflexión y considere que por esta vía no van a lograr su propósito, porque no creo que en el seno del pueblo hondureño haya una fuerte cantidad de compatriotas que aplaudan y se sientan felices por ver destruidas las obras físicas, por ver ensangrentados los rostros de policías y protestantes".

Pérdidas son millonarias

Por su parte, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa, Rafael Medina, expresó que por el momento no manejan los datos en pérdida de dinero, porque hay pequeños negocios que no tienen seguros, “pero manejamos entre dos millones y medio a tres, diariamente”.

Con lo que pasó en el hotel Marriot, el empresario destacó que “los daños son severos, pero sobre todo el mayor daño es el que se le hace a la imagen del país; hoy el hotel está cerrado y se está mandando al mundo una mala señal”.

Agregó que, “además de las pérdidas económicas, hay una imagen y reputación que está perdiendo el país; es una imagen incorrecta”.